Nosotros tenemos las respuestas

#Notathing

¿Has sabido algo de tus ‘verdaderos padres’? ¿Has empezado ya a buscarlos? ¿Sabes por qué te dieron en adopción? Pero nunca: ¿cómo ha sido esta experiencia para ti? ¿Te ha resultado difícil adaptarte?

¿No es irónico que se defienda la aceptación e inclusion de las familias adoptivas cuando existe un conflicto de identificación que niega nuestro pasado y nos compele a ser como una familia biológica? ¿No es irónico que el tiempo de espera en la adopción sea asemejado al momento del embarazo y la búsqueda en el país de origen sea el momento del parto? ¿No es irónico que la preparación para la llegada del niño o niña proceda de la idealización de una persona que tiene un pasado no relacionado con las personas que lo adoptan?

¿No es curioso el miedo que tienen las familias adoptivas a las familias biológicas? ¿No es curioso que exista un género dentro de las películas de terror en las que los hijos adoptivos se rebelan contra sus adoptantes o estos temen por la aparición de la madre biológica reclamando a los suyos? ¿No es curioso que para formar una familia uno sea capaz de llegar hasta la última frontera física y ética para pagar lo indecible por conseguir cumplir esta fantasía?

¿No dice mucho de esta concepción de la adopción que cuando una pareja o persona decide adoptar lo primero que preocupe sea que el niño o niña vaya a venir con problemas? ¿Qué la siguiente pregunta que surja sea si va a seguir en contacto con su familia biológica? O ¿por qué las esperas son tan largas?

¿A nadie se le ha ocurrido que la experiencia de la adopción es una experiencia vital larga y que no nos quedamos en la fase del niño-adoptado? ¿A nadie se le ha ocurrido que no necesitamos ser protegidos mediante el desarraigo de nuestro origen? ¿A nadie se le ha ocurrido que el afecto no puede crecer desde la negación del pasado y la pretensión de ser algo que no somos?

¿A alguien le preocupan las miles de formas que toman las rupturas dentro de las familias adoptivas? ¿Alguien se ha planteado que crecemos en familias en las que los vínculos legales siguen vigentes a pesar de no existir vínculos afectivos? ¿Alguien se ha preguntado si al adoptar tendrá la seguridad de que la historia de su hijo o hija procede realmente de una decisión no coaccionada y libre? ¿Realmente a alguien le interesa ayudar o solo satisfacer sus propias necesidades emocionales?

¿Por qué todo el que se aproxima a la adopción quiere bebés o niños pequeños cuando los que realmente necesitan de un sentido de pertenencia son los que habitan nuestros centros de menores? ¿Por qué cuando una adopción falla pasamos a formar parte de esos mismos centros sin posibilidad de conectar con nuestra familia biológica? ¿Por qué cuando nuestra vida ha sido desgarrada y abusada de todas las formas necesitamos el consentimiento de los que nos adoptan para terminar esa farsa? ¿Por qué si llegamos dañados emocionalmente y no recibimos ayuda pueden devolvernos o deshacerse de nosotros como si fuéramos mercancía defectuosa?

¿Alguien se ha preguntado si realmente la adopción internacional nos protege o es una forma velada de romper y empobrecer familias para enriquecer los recursos humanos de los países privilegiados?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: